Menu Principal

45.000 niños se quedaron sin clases por paro armado en el Catatumbo

Esa es una de las consecuencias de los enfrentamientos entre el Eln y la banda criminal ‘Los Pelusos’, antiguamente Epl, en Norte de Santander. El comercio, la pérdida de cosechas, desabastecimiento y las misiones médicas también se han visto afectados.

La gobernación del departamento decidió suspender las actividades académicas en 80 instituciones oficiales y no oficiales de 11 municipios hasta el 22 de abril, indicó en la resolución número 1695 del 2018.

La medida cobija a las instituciones urbanas y rurales de Tibú, Hacarí, Convención, El Carmen, El Tarra, San Calixto, Teorama y La Playa. Mientras que en Ábrego, Ocaña y Sardinata, son solo los centros educativos rurales.

“Esta es una medida de prevención. Servirá para proteger la integridad de cerca de 44.829 menores y 2.285 entre maestros, personal administrativo y directivos docentes”, explicó María Fabiola Cáceres Peña, titular del despacho de Educación departamental.

Cáceres Peña precisó que los días que se suspenden las clases serán recuperados en las semanas institucionales determinadas según la resolución en la que se estableció el calendario escolar para 2018. La funcionaria aseguró que si para el 22 de abril persiste la alteración en el orden público se modificará el calendario académico.

Otros problemas que enfrenta el Catatumbo

La escasez de alimentos también preocupa a las comunidades. Los comercios llevan varios días cerrados y los habitantes de la zona no tienen como abastecerse. Un habitante le dijo a Caracol Radio: “En mi casa estamos a punta de agua panela, el pan se nos acabó. Ya no tenemos papa, ni arroz y la carne también se acabó. Las tiendas no abren y aquí nadie puede salir, hace rato no sentíamos una situación así…”.

Esta situación puede empeorar si se tiene en cuenta que la Federación Colombiana de Transportadores de Carga (Colfecar) anunció que evalúan suspender actividades en el Catatumbo para garantizar la seguridad de los conductores luego que un vehículo fuera incinerado, agregó esa emisora.

A eso se le suma que  más de 5 mil campesinos dicen estar a punto de perder sus cosechas y los alcaldes de los municipios afectados dicen que están “huérfanos” por parte del Estado. “No ha llegado esa tal inversión que prometía el posconflicto”, le dijo José de Dios Toro, alcalde de El Tarra, a Noticias Caracol.

Este informativo agregó que las misiones médicas se ven perjudicadas porque “algunas ambulancias han tenido que hacer trasbordos de heridos y de pacientes”. Adicionalmente, los organismos humanitarios aseguran que en menos de diez días se podrían acabar los medicamentos en algunos hospitales y puestos de salud en los municipios, señaló W Radio.

Entre tanto, los líderes comunales del municipio de El Tarra renunciaron a denunciar las problemáticas del sector por temor a represalias de estos grupos armados.

La grave situación parece no tener un final cercano pues el Epl difundió un panfleto en el que indican que los enfrentamientos con el Eln continuarán. Los dos grupos armados ilegales se disputan el territorio que dejaron libres las Farc tras la firma del acuerdo de paz.

Por esa razón, las organizaciones campesinas del Catatumbo conformaron una comisión para “generar acciones políticas y humanitarias en articulación con el Gobierno Nacional” para  proteger a las comunidades y que la población no salga afectada.

También le piden al Gobierno que reconozca esa comisión y “autorizar que desde la mesa de negociación con el Eln en Quito se puedan propiciar escenarios para que por intermedio del diálogo se dé fin a la confrontación”.

Por último, le pidieron a los grupos armados que respeten los derechos humanos de los habitantes de la región, e invitaron a un evento el próximo domingo 22 de abril para buscar escenarios de diálogo.

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados