Menu Principal

Al menos 20 hombres denuncian acoso sexual de expresidente de McDonald’s en Colombia

Estos jóvenes, de entre 18 y 23 años, entregaron los duros testimonios que involucran a Pedro Medina con situaciones que involucran “manoseos, conversaciones inapropiadas, juegos de roles y relaciones voyeuristas en las que abusaba de su poder”, según La FM.

El empresario estuvo al frente de la cadena de comidas rápidas en el país hasta 1999 y luego creó la fundación Yo Creo en Colombia. Actualmente vive en una casa en Choachí, Cundinamarca, donde dicta talleres con jóvenes emprendedores, completamente retirado del mundo empresarial, indicó la emisora.

Según la investigación del medio, Medina reclutaba a sus víctimas en establecimientos educativos y luego los llevaba a “situaciones inapropiadas“. Además, la emisora aseguró que tiene conversaciones de chat en las que reconoce sus actos, pide perdón y asegura que buscará ayuda profesional porque, según él, está enfermo y pide no hacer pública esta situación.

Sin embargo, una de las víctimas, que pidió ocultar su identidad, relató que conoció al empresario hace tiempo cuando tenía 19 años y Medina fue a dar una conferencia de emprendimiento en su universidad.

Contó que al final del evento, hacia las 9 de la noche, “lo escogió” y le dijo que lo podía ayudar y motivar más para sus proyectos de emprendimiento:

“Me llevó a la casa de él. Allí empezamos a hablar y el empezó a intentar apoyarme en otros temas sentimentales, en ese tiempo yo estaba enamorado de una niña de la universidad. Me dio confianza y le pedí consejos. Él terminó pidiéndome que me quitara la camisa para demostrar lo relajados que debíamos estar entre los dos, él también se quitó la camisa, siguió en el juego de roles de temas de la relación y de emprendimiento. […] No recuerdo cómo llegamos a ese punto, pero se bajó los pantalones y yo lo que hice fue evitar mirar, pero ya me empecé a preocupar. Cuando él se dio cuenta que yo no lo seguía en ese juego de rol paró ahí. Ya después me ofreció comida y yo me pude ir”.

El hombre señalo que habla hasta ahora porque en ese momento lo veía como una persona “con un nivel muy grande y mucho poder”, mientras él solo era “un simple estudiante que no podía hacer algo al respecto”.

Agregó que nunca se quedó callado ante su familia y tuvo mucho apoyo de su mamá, pero que nunca lo denunció ante las autoridades.

Sin embargo, confesó que hasta el año pasado conoció otros dos casos de jóvenes que estuvieron en la misma situación: “Uno de ellos, fue otro compañero de la universidad que hizo el comentario de que él [Medina] se pasaba en la manoseada cuando estaban en reuniones, y el otro fue que con el mismo ‘modus operandi’ que a mí, pero él evitó que pasara a mayores y se fue de la casa antes”.

Señaló que Medina es una persona que da mucha confianza y conoce las palabras justas para envolver a sus víctimas y llevarlas hasta las situaciones que él quiere.

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados