Menu Principal

Así funcionan los prostíbulos camuflados como peluquerías en barrios residenciales

Son al menos seis los establecimientos de este tipo en dos barrios de la localidad de Engativá, occidente de Bogotá, que ofrecen los servicios sexuales a plena luz del día y cerca de jardines infantiles y colegios de la zona.

Estos locales no solo funcionan clandestinamente en sitios comerciales establecidos como salones de belleza, sino también en gimnasios y casas de masaje, y están ubicados sobre la avenida Ciudad de Cali entre calles 66 y 72, pero podrían estarse multiplicando en otras zonas de Bogotá, según reveló Citynoticias.

Uno de los habitantes del sector, que pide intervención de las autoridades, le aseguró a ese medio:

“En este sector se han encontrado varias personas transgénero ofreciendo sus servicios bajo la fachada de salones de belleza. Anteriormente solo se contaba con uno, ahora ya sobre la calle se encuentras 6 o 7 establecimientos de estos”.

Un periodista se acercó a uno de estos sitios y sostuvo esta conversación con la mujer que lo atendió en la puerta de un local que aparentemente era una peluquería:

– Hombre: ¿Cuánto vale el corte?
– Mujer: 10, amor.
– H: ¿Y la barba?
– M: La que arregla eso no está, amor, nosotras estamos trabajando con masajes.
– H: ¿Masajes?
– M: Sí, 30 el rato con… (Ofrece el servicio, pero el noticiero lo censura)
– H: ¿Pero acá cerca o dónde?
– M: Acá no más… [Señala el interior del local].

Esta nueva tendencia podría obedecer a que cada ciudad debe tener en su Plan de Ordenamiento Territorial (POT) definidos los límites donde se pueden ubicar estos establecimientos, lo que se conoce como zonas de tolerancia.

La más grande de Bogotá, por ejemplo, está en la localidad de Santa Fe, pero posiblemente está tan poblada y no tenga espacios para nuevos locales y estas mujeres están obligadas a expandirse y buscar otros puntos de la ciudad.

Estas zonas definidas por las alcaldías tienen autorización del uso de suelos para funcionar como prostíbulos o burdeles, lo que no tienen establecimientos como los de Engativá y por eso se vuelven clandestinos.

En ese sentido, las trabajadoras sexuales pidieron que no se les aparte en el mismo lugar y se les respete el derecho al trabajo. Sin embargo, esa es una discusión que está en proceso en la Corte Constitucional.

Este es el reporte de Citynoticias:

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados