Menu Principal

‘El río Magdalena está enfermo’: Instituto Humboldt y Fundación Alma

REDACCIÓN EL TIEMPO. rio magdalena

El Magdalena Medio, la principal cuenca del país, con una extensión de más de 30.000 kilómetros, se encuentra en una grave crisis ecológica y social.

Así lo advierte una investigación del Instituto Humboldt y la Fundación Alma, que recopila y analiza los factores que amenazan tanto al río como a sus humedales, entre los que se pueden incluir los caños, ciénagas y llanuras inundables que rodean el cuerpo de agua.

La reducción drástica de la fauna y flora, la descontrolada sedimentación, la constante tala del bosque seco y tropical, la construcción de diques que fragmentan los humedales que bordean el río, así como la contaminación del agua causada por la industria y la minería, son los factores que identificaron los investigadores como los más de mayor impacto.

En su camino al mar Caribe –por el que atraviesa 7 departamentos y 32 municipios–, el río pasa por cerca de 13 tipos de ecosistemas, riega 889.000 hectáreas de ciénagas y es el hábitat de más de mil especies.

Los investigadores recopilaron trabajos académicos de años anteriores para consolidar el primer diagnóstico general de las llanuras inundables del Magdalena Medio. Entre los datos más críticos están la tasa de deforestación de 20.530 hectáreas al año y las 122 especies amenazadas de extinción.

“El río y sus humedales están enfermos; tiene muy poca capacidad de recuperarse”, dijo Juan Carlos Gutiérrez, subdirector de la Fundación Alma y quien lideró la investigación. El desgaste de la pesca parece ser la problemática más alarmante: se ha perdido en un 90 por ciento la producción en las últimas décadas.

La minería de oro en el sur de Bolívar y el cultivo de palma en Santander son otras de las actividades económicas que más preocupan en el estudio, por las consecuencias que generan en los bordes del cuerpo de agua.

“Todo lo que hacen aguas arriba de donde nace el río nos afecta. El río arrastra y trae lo que le hacen, acaba con nuestros peces y esa es nuestra empresa, de lo que vivimos”, dijo María Benítez, líder de la Asociación para el Desarrollo de la Llanura Aluvial del sur del Cesar.

Comenta la noticia





Comments

Deja un comentario