Menu Principal

Eln admite ser responsable del atentado a Escuela General Santander

Tres días después del atentado contra la Escuela de Policía General Santander que dejó 20 cadetes muertos, además del terrorista que perpetró el ataque, y de las investigaciones que demostraron en tiempo récord sus nexos con el crimen, el Eln admitió a la medianoche de este domingo su responsabilidad en los hechos.

A través de un comunicado difundido en su página de internet, el Comando Central de esa guerrilla justifica el ataque con explosivos asegurando que, supuestamente, el gobierno del presidente Iván Duque “no le dio la dimensión necesaria al gesto de paz que el Ejército de Liberación Nacional realizó para las fechas de navidad y fin de año”, y asegura que el atentado, rechazado por todo el país a través de las multitudinarias marchas de este domingo, es una acción de “legítima defensa”.

Según el Eln, “la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional, es una instalación militar; allá reciben instrucción y entrenamiento los oficiales que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente y dan trato de guerra a la protesta social”. Por ello, agrega el comunicado, “la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas, es lícita dentro del derecho de la guerra”, pues “no hubo ninguna víctima no combatiente”.

Según las investigaciones, el carro bomba llegó a Bogotá desde noviembre pasado y en la planeación del atentado se habían invertido al menos 10 meses, lo que echa por tierra la versión del Eln de una supuesta retaliación por las acciones del Estado durante el fin de año. 

A pesar de la acción terrorista, que en la práctica entierra el agónico proceso de paz que venía adelantándose con esa guerrilla desde el gobierno de Juan Manuel Santos, el Comando Central del Eln (Coce) asegura que está dispuesto a crear un “clima favorable a los esfuerzos por la paz”.”Estamos dispuestos a acordar que se respeten determinadas áreas e instalaciones militares estatales, y determinadas áreas y campamentos donde opera el Eln”, dice el comunicado.

El Gobierno, sin declarar rotos los diálogos, le pidió a Cuba -país donde están varios de los negociadores y jefes del Eln- que proceda a su captura y entrega a Colombia. Esa petición fue negada, pues desde el momento mismo del establecimiento de las negociaciones quedaron acordados varios protocolos, entre ellos los que establecen una serie de condiciones para que, en caso de una ruptura, los guerrilleros no queden expuestos a la acción estatal. Esa es la situación actual, y por eso el chance de que Cuba entregue a algún miembro del Eln es casi inexistente.

Lo que sí es probable es que, en atención a las buenas relaciones entre los dos países, la delegación de los ‘elenos’ tenga que salir de la isla hacia algún territorio no revelado oficialmente.

Bajo esos términos, lo más probable es que terminen en Venezuela, país donde por años encontró refugio la cúpula de las Farc antes de que se iniciara el proceso de paz y donde hoy por hoy se esconden varios jefes ‘elenos’, empezando por ‘Pablito’, el hombre que por línea de mando directa es el jefe de Aldemar Rojas, el guerrillero que manejaba el carro bomba de la Escuela de Cadetes de la Policía.

Venezuela, en las últimas horas, aseguró que en su territorio no hay presencia de Eln, pero todas las agencias de seguridad colombianas, así como las de Estados Unidos, tienen informes que demuestran lo contrario.

A pesar de que el ataque del Eln dinamitó las posibilidades de diálogo con el gobierno Duque, como lo reconocen incluso los que apoyaron ese proceso de paz, esa guerrilla sigue insistiendo en que se llegue a un cese bilateral del fuego.

Además reiteró su petición al Presidente en el sentido de que ” lo mejor para el país” es que envíe una “delegación negociadora a la mesa, para darle continuidad al Proceso de Paz y a la construcción de los acuerdos que traemos desde el Gobierno anterior; camino de solución política del conflicto respaldado por la mayoría de la sociedad colombiana y la comunidad internacional”.

“El camino de la guerra no es el futuro de Colombia, es la paz”, señaló el Eln sin pedir perdón a los familiares de las víctimas fatales y heridos.

Fuente: El Tiempo

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados