Menu Principal

Estudiante fue apuñalado por no regalar 200 pesos a 2 delincuentes

Le causaron heridas graves en el tórax, cuello, cabeza, brazos y pierna, de las que se recupera en un hospital de Facatativá (Cundinamarca).

Los hechos ocurrieron, en la mañana de este martes, cuando el adolescente (de 14 años) caminaba hacia su colegio, en ese municipio, indicó el portal Rodrigoavilatv.com.

“El niño me cuenta que detrás de él iba un tipo que le dijo que le regalara 200 pesos, él lo volteó a mirar, le dijo que no tenía y siguió caminando. Dio como 5 pasos, cuando el sujeto le propino 2 heridas en la pierna y una en el tórax. El niño se agachó y se cubrió con el brazo y el sujeto lo agredió en la cabeza y en el cuello”, contó a Noticias Caracol el papá de la víctima.

Durante el ataque, dos taxistas se percataron de la situación y auxiliaron al menor. Uno de los conductores trasladó rápidamente al estudiante al hospital San Rafael.

“El gerente del hospital puso un equipo médico excelente. Si el niño no hubiese sido atendido en menos de 15 minutos habría muerto porque ya tenía un derrame interno gravísimo”, afirmó al noticiero la rectora del colegio Luz Marina Gaitán.

Mientras tanto, el otro ‘canario’, con la ayuda de unos compañeros, persiguió a los criminales y los entregó a la Policía, según el portal local de noticias.

Uno de los delincuentes fue enviado a la cárcel La Modelo de Bogotá, por el delito de tentativa de homicidio, mencionó el noticiero.

Además, por la acción de los taxistas, el papá del adolescente expresó en el informativo:

“Ya que tengo la oportunidad en los medios le doy gracias a los taxistas porque si no hubiera sido por ellos, desafortunadamente, mi hijo habría muerto tirado en una carretera”.

El niño continúa en recuperación en el centro médico. “Gracias a Dios mi hijo ya se está recuperando, ya está comiendo y salió del primer peligro. Nos toca tenerle mucho cuidado porque el médico dijo que la herida del tórax alcanzó a perforar un pulmón y una arteria”, agregó el papá.

Finalmente la rectora del colegio concluyó:

“Este muchacho [delincuente] no es de calle. Es un muchacho que terminó su sexto [bachillerato] y que se le salió de las manos a padres permisivos y que no educan a sus hijos como deben educarlos”.

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados