Menu Principal

Hospital San Juan de Dios, un paciente crítico que se niega a morir

Caracol Radio visitó las viejas instalaciones del centro asistencial, cerrado hace 17 años y que sería revivido por una orden judicial.

Hoy es una vieja edificación en ruinas. En su contorno se ven ladrones, indigentes, vendedores ambulantes y mucha basura. En el siglo XX fue uno de los hospitales más famosos y concurridos de Colombia, pero desde su cierre, el 29 de septiembre de 2001, todo entró en un proceso de deterioro: sus instalaciones, sus equipos, su imagen y hasta la zona donde está ubicado.

Hablamos del hospital San Juan de Dios, de Bogotá, que según una orden judicial emitida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, debe ser reabierto.

Su historia

El hospital San Juan de Dios, uno de los símbolos más importantes de la historia médica de Colombia entró en funcionamiento en el año 1973, y fue clausurado en el 2001, en ese entonces contaba con 1.393 empleados con los cuales se mantenía una deuda por cerca de 48 mil millones de pesos.

Caracol Radio visitó el sector aledaño al hospital San Juan de Dios y el Materno Infantil para conocer la percepción de algunos ex trabajadores del centro médico y habitantes del sector, luego de la decisión tomada por el tribunal administrativo de Cundinamarca en la cual ordena la reapertura del tradicional hospital distrital.

Don Luis Molano es vendedor ambulante, está ubicado al frente del hospital materno infantil y San Juan de Dios. Luis expresa con un leve tono de orgullo que lleva algo más de 28 años vendiendo golosinas en el sector.

Aquel señor de pelo blanco, abrigado hasta el cuello tratando de evadir el frío penetrante que hacía en la ciudad en ese momento, manifiesta con total seguridad y una sonrisa dibujada en su rostro que ya es hora de que pongan a funcionar el “hospital del pueblo”.

El materno infantil

De frente está ubicado el instituto materno infantil cuyo funcionamiento actual es del 50% puesto que en la otra fracción del predio viven cerca de 70 ex trabajadores del hospital en modo de protesta, ya que desde hace 11 años el estado les debe pagos salariales, de pensión y otras obligaciones laborales.

Al ingresar a las antiguas instalaciones que en la actualidad no está abierto en su totalidad para el público, se percibe inmediatamente un ambiente particular, como si todas las situaciones que se han vivido a lo largo de la historia del hospital mezclado con el descontento de los actuales habitantes, hicieran incomodo el ambiente del hospital.

Los elementos de protesta están por todos lados, hay un muñeco acostado sobre una camilla acompañado de pancarta reclamando derechos laborales, un grafitis en las paredes exigiendo el derecho a trabajo

“Yo esperaba que me pensionaran, pues ya había trabajado el tiempo necesario, pero ese momento nunca llegó”, así lo indica Gilma Carrión, auxiliar de enfermería durante 20 años en el instituto Materno Infantil.

Sin embargo Gilma celebra la decisión del tribunal administrativo de Cundinamarca y asegura: “Si nos van a apagar por lo menos tenemos la satisfacción de que Colombia tiene nuevamente el San Juan de Dios a servicio de la humanidad”.

El San Juan de Dios se encuentra ubicado en la carrera decima con calle primera, en la zona hay presencia de habitantes de calle, basuras en las vías, un panorama gris por cuenta del desgaste en la fachada del hospital y de las casas aledañas.

La mayoría de vecinos y trabajadores ven con positivismo la posible reapertura del hospital, ya es una oportunidad para mejorar la imagen del sector y además aseguran que es una oportunidad de mejoramiento económico.

 

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados