Menu Principal

Incierta suerte de piloto rebelde Óscar Pérez tras operativo para capturarlo en Caracas

No volvió a difundir videos sobre su situación en Junquito, cerca de la capital venezolana, en donde se había atrincherado y resistía la acción de las fuerzas especiales de la Guardia Nacional Bolivariana.

El oficial, célebre por haber robado un helicóptero desde el que disparó granadas contra el Tribunal Supremo, y por haber sustraído fusiles de una guarnición militar, fue rodeado este lunes por la mañana.

Este mismo lunes, Pérez, desde el lugar en donde estaba atrincherado, difundió varios videos en su cuenta de Instagram. Pero desde que promediaba la mañana y arreciaban los disparos contra la casa donde se guarecía con otros rebeldes no volvió a emitir nada.

En redes sociales, de manera extraoficial, se dice que Pérez fue abatido por las fuerzas oficiales y que de la casa donde estaba sale humo. El tránsito por las vías aledañas fue cerrado. De confirmarse esta noticia, Pérez habría dejado el registro en imágenes, minuto a minuto, de la forma en que murió.

“Tenemos heridos, estamos heridos. Nos siguen disparando”, dijo en el último video que publicó. “¡Nos vamos a entregar! ¡No sigan disparandooo!”, gritó en medio del tableteo de los disparos de las tropas oficiales contra la casa.

Las primeras imágenes

En los primeros videos que publicó llamaba al “bravo pueblo” venezolano, invocaba a Dios y a Jesucristo, y saludaba a sus dos hijos.

“En este momento hemos sido sitiados. Ahora solo ustedes tienen el poder para que podamos ser libres todos. Dios con nosotros y Jesucristo nos acompaña”, dice Pérez, visiblemente afectado. Y se dirige a sus hijos: “Derek, Sebastián, Santiago, los amo con todo mi corazón. Hijos, espero con todo mi corazón volverlos a ver”.

En una segunda toma aparece otro hombre, fuertemente armado y con casco de guerra, que se dirige a los venezolanos y les dice: “No lo hicimos por intereses particulares. Los hicimos por los niños que se están muriendo de hambre, por los ancianos, por ustedes mismos. Agárrense el corazón y no dejen que sus familiares mueran”.

Pérez también contó que están “agazapados” y han recibido disparos en el lugar donde se encuentran, “en la carretera de Junquito”, cerca de Caracas, y agregó que están negociando, porque no quieren enfrentar a funcionarios entre los que hay conocidos de su grupo rebelde.

Sin embargo, minutos después, difundió más videos en donde aparece con la cara ensangrentada, producto, según él, de un ataque con granadas RPG lanzadas por la Guardia Nacional Bolivariana.

Ante las ráfagas de las tropas oficiales, Pérez y su grupo piden que no disparen porque en el lugar hay mujeres y niños. “¡No disparen! ¡No disparen, por favor! ¡Aquí hay civiles! ¡Ya los vieron! ¡¿Por qué disparan?! ¡Van a matar gente inocente!”.

María Iris Varela Rangel, la ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario de Venezuela, escribió un mensaje en Twitter que expresa cuál va a ser la respuesta del régimen para con Pérez:

Comenta la noticia





Comments

Comentarios Cerrados