Los hechos por los que fueron condenados los dos hombres se registraron en mayo de 2014, cuando la iglesia que lidera Ibarra organizó un paseo y en el trayecto el bus se incendió en Fundación (Magdalena), y dejó un saldo de 34 muertos, 33 de ellos niños.