Predicen 150.000 muertos al año por olas de calor a partir del 2100

Se especula con que la subida del nivel del mar provocada por el deshielo polar puede modificar el mapa de Europa para siempre. Ciudades enteras pueden desaparecer bajo las aguas.

Las pruebas de que el calentamiento global es real, existe y está ya con nosotros son totalmente palpables. Si no basta con asomar la cabeza por la ventana, hay toneladas de evidencia científica que señala a unas temperaturas medias cada vez más elevadas en todo el planeta. No obstante, hay zonas que se verán más perjudicadas por los efectos del cambio climático. España es precisamente uno de los países que están en la “Zona Roja”, la más susceptible de convertirse en prácticamente un desierto en el próximo siglo.

A los estudios que apuntaban en esta dirección se le une ahora uno de la propia Comisión Europea. Sus conclusiones no pueden ser más demoledoras: antes de 2100, más de 150.000 europeos morirán al año por olas de calor extremo. No todas las regiones del continente sufrirán en igual medida los efectos del calentamiento global, pero finalmente éste se hará notar en todos los rincones. Uno de cada tres europeos lo sufrirá, una cifra muy superior a la de hoy día, aunque ocasionalmente haya olas de calor o de frío que alcanzan a todos los países de Europa.

Según el mencionado informe, no sólo las olas de calor harán que los europeos sucumban ante el cambio climático. También el frío se hará más extremo, así como las lluvias torrenciales y las ventiscas. De esta forma, las inundaciones provocadas por el oleaje o el desbordamiento de los ríos serán frecuentes, con los daños humanos y materiales que eso supone. De hecho, se especula con que la subida del nivel del mar provocada por el deshielo polar puede modificar el mapa de Europa para siempre. Ciudades enteras pueden desaparecer bajo las aguas.

Los cálculos han sido elaborados teniendo en cuenta el peor escenario posible: la nula reducción de emisiones de CO2, derivada de la no aplicación de los recientes Acuerdos de París. De momento Estados Unidos, liderada por el escéptico Donald Trump, ya se ha bajado del carro. El resto de países tratan de hacer valer los compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En 2017 son ya bastantes las víctimas de la subida de las temperaturas y sus efectos derivados.

No sólo las olas de calor pueden acabar con miles de vidas: hemos visto ya incendios forestales devastadores por todo el continente, y más que se esperan. Con poco más de un mes de verano por delante, estamos ya ante uno de los más calurosos que se recuerdan. Aún hay tiempo para batir el récord de temperatura marcado este año, establecido en 46,9º por el municipio de Córdoba.

Comments

comments






Comments are Closed